Propiedades del incienso de lavanda

Hoy veremos cuales son las propiedades del incienso de lavanda para que tengas toda la información necesaria para decantarte por su compra y/o elaboración.

Entre sus principales cualidades destacan la calidez, la apertura de nuevas oportunidades y la elevación del exterior. El incienso de lavanda lleva en su aroma la fuerza depuradora del espíritu. A su vez, cuenta con la capacidad de recogimiento, aumenta el deseo de recorrer varios mundos y de viajar por diversos lugares para descubrir nuevas experiencias. Este aroma es el ideal para mantener y aclarar las ideas.

El incienso de lavanda anima a la realización de viajes y el aprendizaje de nuevos idiomas. A su vez, mejora el entendimiento, el crecimiento, la expansión, la actividad, el movimiento, la fuerza y la conquista de todo aquello que hemos querido o deseado. Apoya a la bondad y a la generosidad, a la jovialidad y al esfuerzo sano. Por otra parte, este incienso también promueve la competitividad sana y abierta, al mismo tiempo que favorece todo lo que sea lanzar al espíritu a niveles de conciencia más elevados y únicos.

Con el aroma de incienso de lavanda conseguirás alejarte de los egoísmos, las revanchas, las venganzas, la falta de nobleza, la ignorancia, el fanatismo, la imposición de ideas o creencias, el sacar ventaja de cualquier situación y el abuso de poder. Consigue alejar los miedos a la derrota, aparta las sombras del temor a lo desconocido y nos ayuda a evitar tener en nuestra vida actitudes como la endogamia y la inmadurez.

La última de las propiedades del incienso de lavanda está relacionada con una gran serie de elementos mágicos y diferentes a los habituales. Este tipo de energías potencian el esparcimiento de su esencia por todos los rincones del cosmos, favoreciendo el crecimiento de las personas a nivel espiritual.